El razonamiento complejo y la inteligencia emocional

7 11 2009

pensar y sentir¿Si las decisiones que tomáramos fueran exentas de toda emoción serían mejores? ¿Los errores realmente se disminuirían?

Si las personas se detienen a reflexionar cuántas veces es eso que llamamos intuición lo que nos ha llevado a tomar decisiones acertadas, se darían cuenta de que, a veces, es un sentimiento el que lleva a cuestionarse una elección, en apariencia muy “segura”, pero con “algo” que no está bien aunque no lo puedas ver a simple vista. ¿Cuántas veces tomaste  decisiones  para actuar basándote sólo en la confianza que te trasmitió el otro?, por otra parte, cuando alguien no logra establecer ese vínculo emocional es justo cuando se cuestionan sus  ideas o proyectos  en apariencia  irrefutables.

Es gracioso pensar que lo que tanto se desea desechar  sea esa herramienta, la corteza prefrontal,  justo esa sensación de incertidumbre  o esa sensación de desear algo sobre otras cosas se aloja biológicamente ahí, es esa pequeña parte del cerebro.

¿Te imaginas si te diera igual el helado de fresa que el de vainilla? ¿Si diera lo mismo lucir falda o pantalón?  ¿Te daría lo mismo? Puede que sí pero, ¿daría lo mismo ir por el mismo sitio si ves una persona sospechosa a pesar que los datos fríos no te indican ningún peligro real, solo un “presentimiento” de que “algo” va a pasar? Cuando nos encontramos ante una situación inesperada, nueva, un problema y no hayamos razón justificada para solucionarlo, a veces solo nos dejamos llevar por lo que nos diga nuestra intuición.

En ocasiones se ha mencionado que una decisión “fría”, objetiva, es siempre la adecuada para enfrentarse a una situación de conflicto, despreciando sin más las emociones como si fueran una carga de la cual hay que deshacerse; sin embargo, no toman se percatan de que éstas (las emociones) no nublan el juicio, más bien lo complementan.

Cuando las personas se ven enfrentadas a  decisiones rutinarias o programadas da lo mismo la sensación o no, pero cuando se está ante un problema nuevo e inesperado que no cuenta con solución conocida (algoritmo)  y se requiere una acción rápida y eficiente son las emociones las que nos ayudan a elaborar grandes cantidades de información y procesarla rápidamente para actuar de la forma más afortunada y sobrevivir al problema heurísticamente.

Así que en realidad las emociones no son desdeñables, le facilitan la vida, las neurociencias han dado a conocer  que hay habilidades básicas del pensamiento como la memoria a largo plazo o la atención las cuales son afectadas directamente por las emociones y los sentimientos.

Actualmente científicos como Antonio Damasio estudian el proceso emocional en el cerebro y hacen reflexionar que las emociones tambien deben de educarse así como se educa la razón en sus palabras “ existen todo tipo de emociones : buenas, malas y regulares el objetivo de una buena educación de los hijos consiste en organizarlas y poco a poco cultivar las mejores y controlar y sublimar las peores “

Podría decirse que emoción y razón forman una espiral muy compleja que se activan en función de las necesidades de adaptación al medio ambiente, falta mucho en investigación y divulgación de resultados pero el tomar conciencia permitirá que las personas controlen lo peor y cultiven lo mejor de si mismas una finalidad de la educación o ¿ usted qué piensa?

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: